Por el placer de estar juntas hacemos juegos con palabras. Nos reunimos una vez por semana y entre café y cosas ricas, creamos letras en libertad.

jueves, 31 de diciembre de 2009

Ella






Inadaptada, impetuosa, vital, creativa, irónica. Rebelde. Con aire de juventud. Ella,
la otra que vive en mí.
La que de pie frente a mí me invita, descaradamente, a realizar actos a veces buenos, a veces perversos. La que se pasea cerca y me hace sentir su aliento en el pelo, en la cara, sobre los hombros, rodeándome las orejas y la garganta. Pero no es opresiva es descarada.
...El otro día se instaló en la silla vacía que mira al jardín, del otro lado de mi mesa mientras escribía estas líneas. Me espiaba. Se daba cuenta de que hablaba de ella porque me sonrió seductora.
Me costaba ver a través de esta intrusa, la higuera que, desde niña, había presenciado nuestro amor-odio. Sí, me acompaña desde pequeñas.
Con sus presencias, con sus ausencias me hace dudar, y yo ¿dónde estoy?
Me concentro fuertemente, enfoco mi mirada en algo... ella se va dejándome libre.
Pero reaparece, quizás transformada en una vieja gruñona, Esa ella es la peor.
Llega arrastrando de la mano una depresión paralizante y oscura. Habla de la salud, de los dolores de piernas, de las canas o la tintura y de la juventud que fue. Antigua, de dulces brevas. Quedo a su merced, inerte, pesimista.
Nuevamente, y yo ¿dónde estoy?
Pero ella es astuta; algunas veces se disfraza de mí e instalada ahí conduce mi vida. Un instante, una semana, por tiempos que no puedo precisar.
La pierdo cuando se presenta alguna otra. Y así voy perdiendo y encontrando otras ellas que también respiran a través de mí.
Pienso: Soy como una casa de pensión llena de huéspedes, llena de esas otras que desean y buscan unirse en una danza jubilosa y final.


© Carolina Menapace

® Birlibirloque

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Es la que conozco como amiga.. Diosa total.

Besos

Ce

carolina dijo...

Too much!!! Anyway, thanks.