Por el placer de estar juntas hacemos juegos con palabras. Nos reunimos una vez por semana y entre café y cosas ricas, creamos letras en libertad.

sábado, 30 de agosto de 2008

Mitafricazer




Elegí para agradar mi vista, un paisaje conocido.
Elegí una música querida para halagar mi oído.
Elegí que mi ataúd sea este coche
amigo de tantas cacerías.
Elegí que mi sentir atormentado
por el gas quede en un rato y por siempre sofocado.

Nací blanco con infinitos privilegios
en un país de negros con infinitas injusticias.
Pude huir y cambiar mi historia
pero fue tanto el dolor que me rodeaba
que elegí, Mundo, que lo conocieras
y te horrorizaras.

Pensé, miles de manos solidarias, tal vez
pudieran dar pan, justicia y paz
al negro hermano.
Pero cómo hacerlo? Esa fue mi trampa.

En mi coche iba de lado a lado
gatillando imágenes que te golpearan.
Para que vos, Mundo te estremecieras
con el silbido de las balas
con las ejecuciones despiadadas
con el horror de un campo con cadáveres sembrado
con el espanto de niños masacrados.

Y para cazar imágenes y que no duela tanto
drogué mi entendimiento
amordacé mi alma
acallé mi grito
y sofoqué mi llanto.

Entonces la vi, gigante ave carroñera
aguardar el inminente desenlace,
a dos pasos de ella está la niña negra
desfalleciente, en el suelo, famélica, agotada.
La avidez inquieta del ave de rapiña
ve una segura presa en esta negra niña.

Y yo esperé y esperé una imagen mejorada.
Tal vez el ave se acercara
tal vez su actitud más amenazante se tornara
tal vez sus alas agitara
Esperé y esperé y gatillé una y otra vez.

Después la foto te recorrió, Mundo
y vos me contestaste
con fama, Pulitzer y repudio
todo, al mismo tiempo vomitaste.

Porque vos a mi me viste, igual al buitre,... agazapado
ante una niña que de hambre se caía
ofreciendo su humanidad al ave carroñera
y su indefensión al fotógrafo despiadado.

Y vos, Mundo te estremeciste, y con un gran dedo
me increpaste
y yo no quise defenderme
porque creí que era justo tu regaño.
Quise despertar tu sensibilidad
y acoracé mi alma.

Por eso este paisaje conocido
y la música que más me ha gustado.
Por eso el coche como ataúd me sirve
por eso el gas me está amortajando.

Jugué a no sentir, para que sientas
esa fue mi arma y también mi trampa.

El paisaje se diluye lentamente
el gas transita mis pulmones.
La música se acabó ya en mis oídos.

Ya no estoy
ni gatillo la máquina denunciando.

Ya no siento el horror de la injusticia.
Ya nada me golpea.
Ya todo es pasado.




© Irma Acuña (Poema para Kevin Carter- fotógrafo)
Julio – 07

®Birlibirloque

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Conmovedora poesía creada con superlativa lucidez.¡Felicitaciones!
Me pregunto: ¿El Hombre salvará al Hombre? ¿O triunfará su maldad y, en el final, el Gran Depredador se extinguirá (a su vez) depredado?
Afectuoso abrazo.
Pablo Lepiane.

birlibirloqueras dijo...

Bilibirloqueras intenta que el depredador sea solo eso.Algo que está porque tiene que estar. Denunciamos, anunciamos,intentamos...
Así se fortalece el grupo.
No somos idealistas, hacemos creación de un mundo con palabras para que los visitantes a nuestra casa, sonrían de vez en cuando.
Ocho grandes abrazos.
Y gracias por el interrogante que nos dejás.

Anónimo dijo...

Se nota la sensibilidad de esta escretora y mucho sentimiento comovedor y real
Meritos

Anónimo dijo...

Yo creo que el ser humano salvarà al ser humano. Y pienso asi porque la historia nos ha dado un Hittler pero tambien una madre Teresa. Tambien creo que dentro nuestro tenemos un hittler y una madre teresa, y que en distintas situaciones obramos hittlerianamente o madreterisisticamente, y en muchas otras situaciones (la mayoria de las veces)con lo que hay en el medio de esos dos extremos.Gracias por tus comentarios. Afectuosamente Irma Acuña